Super Colmado Brisas del Mar

A una esquina de la puerta de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), se encuentra uno de los colmados más emblemáticos de la Zona Universitaria. Hablamos, por supuesto, del Super Colmado Brisas del Mar, punto obligatorio para cientos de universitarios, vecinos y transeúntes.

“El negocio siempre está bien bonito, fíjate en todo lo que hay. Venden hasta cosas para las mujeres ponerselas en el pelo”, nos cuenta Damián Ortega, un octagenario que siempre visita el colmado.

La característica más llamativa que tiene Brisas del Mar, son sus mesas y sillas en la parte de afuera, que junto a la estructura decorativa del colmado llaman mucho la atención.

Al caer la tarde, la gente llega y se sienta, pide algo al colmado y de inmediato, cual expert, entra en los debates que se tienen allí. “Aquí se habla de todo, sin ofender a nadie”, afirma Lorenzo Rodríguez, un cliente fijo del colmado.

“La remodelación del colmado estuvo a cargo de la Cervecería Nacional Dominicana, ya que somos uno de los colmados que más le compramos en esta zona”, nos cuenta Aneury Abybar, uno de los encargados del colmado.

“Aquí se vende de todo. Fijate que tenemos dos verifones para pasar tarjetas, los deliverys siempre activos, no paran de llevar mercancía, afuera tenemos un frutero que si el cliente quiere frutas, también se las llevamos”, nos comenta José Pérez, otro de los encargados del colmado.

Un poco de Historia

Enclavado en la esquina de la Benigno Filomeno Rojas y Amín Abel, el Super Colmado Brisas del Mar lleva más o menos 35 años.

El primer dueño lo tuvo por más de 20 años y lleva unos 10 siendo propiedad de Darys Nicolás Melo, quien también es propietaria de otro negocio en la Zona Colonial.

Novedad

Super Colmado Brisas del Mar, es subagente Bancario del BHD LEÓN y de BANRESERVAS. Aquí los clientes tienen la facilidad de hacer transacciones bancarias tales como pagos de tarjetas de crédito, préstamos, depósitos y retiros. Además de esto, el cliente puede pagar el agua, la luz, cable y teléfono. Todas estas transacciones están a cargo de Angel Pimentel, quien también lleva la parte de la banca.

Un fajador

Aneury Aybar lleva 10 años ocupando el oficio de colmadero.  Ocupación que resalta con orgullo ya que en su natal Baní, especificamente Caña Fistol, no podía obtener los beneficios que obtiene tras el mostrador.

El joven fajador nos cuenta que el trabajo de colmado es un trabajo esclavizante, pero si estás en un buen negocio, -refiriendose al lugar- te puede ir muy bien.

“Lo recomendable es ser serio, y que los dueños confíen en tu trabajo”, nos comenta el joven Aybar.

Written By
More from Mi Colmado

Felicidades Mujer

En este mes se celebra en todo el mundo el día internacional...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.