Báscula y transparencia

La información clara es importante. Nadie quiere comprar a ciegas ni irse a casa con dudas si lo que le han despachado se corresponde con lo que ha pagado. La transparencia en esas operaciones debe ser un detalle a cuidar por el colmadero. Recuerde que la honestidad gana clientes.

Pesar con cuidado y claridad 

El peso (balanza o báscula) se utiliza desde tiempos remotos. Es la garantía de que cliente y vendedor tienen las reglas del juego en orden. Pero para evitar confusiones y dudas, lo que hablaría mal del vendedor, la pesa debe estar colocada en un lugar visible perfectamente por el cliente y la pizarra donde marca el peso, ha de estar muy visible para el comprador, de modo que se marche confiado y tranquilo tras hacer la compra. Manuel Pérez, del colmado El Buen Pastor, en la zona de San Carlos, en la capital, es sumamente cuidadoso con esto. Lo supimos cuando nos detuvimos en su colmado a refrescar una tarde de trabajo y observamos su insistencia con los clientes para que se fijaran en los resultados de la balanza. “Hay que decirlo para que nadie se quede con dudas”, me confesó. “No quiero que después digan que le despachamos mal las cosas, ¡seguro que no!”, insistió y nos dijo que es una costumbre que aprendió, desde que muy joven comenzó a trabajar en colmados. “Cuentas claras”, concluyó. La velocidad con que se trabaja en ciertos horarios picos, tras el mostrador de un colmado, a veces hace que el colmadero aproxime el peso del producto que despacha y el uso de la balanza sea tan veloz que no llega a marcar un peso perfecto.

“A ojo”, otra realidad es el despacho de productos que se hace a cálculo visual del colmadero (´´más o menos’’) y que muchas veces deja dudoso al cliente.

La mantequilla, la pasta de tomate, el queso, (al detalle), etc., depende de la voluntad del colmadero.

Estas prácticas deben hacerse antes la vista del cliente, de manera que pueda quedar complacido con lo que se le despacha y si no, comprender que esas aproximaciones ‘’a ojo’’ son susceptibles de errores y se gana más añadiéndole una pequeña fricción a favor del cliente que discutiendo con él la exactitud de lo despachado.

Written By
More from Mi Colmado

Alejandro Fernández

Mátalas Amigo que te pasa estas llorando Seguro es por destenes de...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.