Historia y metamorfosis del colmado

Historia y metamorfosis del colmado

Para el diccionario de la Lengua Española colmado significa tienda de comestibles o tienda donde se sirven comidas especiales, principalmente mariscos. Pero para nosotros, los dominicanos, colmado es la solución más rápida y fácil del diario vivir.

El origen de esta microempresa en República Dominicana se remonta a la época de la colonización, que en ese entonces eran grandes almacenes que suplían las necesidades de aquellos habitantes. Hoy, esos grandes negocios son conocidos como ‘’atarazanas reales’’.

Pero es cuando la ciudad comienza a crecer y surgen nuevos pueblos, la necesidad de asistencia de servicio inmediato se hace imprescindible. El primer intento para satisfacer estas necesidades fue el ventorrillo, un negocio fijo pero desmantelable, el cual derivo en pulpería, que es como se conocer en la parte Norte de República Dominicana, hasta llegar a lo que hoy conocemos como colmado.

Sin lugar a dudas, con el pasar de los años el colmado se ha convertido en un negocio insustituible para cualquier persona, no importa su clase social, y para cualquier barrio o sector donde se encuentre.

Estudios realizados sobre este tipo de negocios han dado a conocer que los primeros colmados fueron adaptaciones a casas, en los que además de suplir las necesidad de los oradores, se suplían las necesidad económicas del propietario.

Hoy, los colmados ocupan grandes espacios y se pueden identificar desde ciertas distancias, gracias a sus lumínicos letreros, música, sillas y las pantallas gigantes que instalan para satisfacer a clientes en ocasiones especiales, como son los juegos de béisbol invernal o de las grandes ligas. Es decir, cualquier evento deportivo magno tiene presencia en estas pantallas.

Metamorfosis de los colmados

Hace una década o menos que el colmado no ofrecía el servicio de delivery. El encargado, si acaso, tenía una bicicleta de canasto para hacer “mandados”. Hoy ese medio de transporte ha sido sustituido por el motor, que además de dar el servicio de delivery abre una “vacante” en el negocio.

Ya se nos hace difícil ver a cualquier parroquiano pedirle al pulpero un cuchillo, una cuchara con salsa de tomate, pan y salami para preparar algo que “aguante” el hambre. Hoy, para suplir esta urgente necesidad los colmados, muchos, ofrecen sándwiches a bajo costo.

Las tramerías, hoy por hoy, son obras de arte, las latas, botellas y otros productos son organizados en forma piramidal, por colores y por marcas. Hay en sectores donde se puede pagar con tarjetas de crédito, sin importar el monto. Lo más importante para este sector de la economía nacional es la aceptación social que ha tenido esta microempresa. No es raro llegar a un colmado y encontrarse con políticos, deportistas, artistas o al teórico del barrio, que se encarga de tomarle el pulso a la sociedad.

“Para nosotros, los dominicanos, colmado es la solución más rápido y fácil del diario vivir”.

Al principio solo existían grandes almacenes que ahora conocemos como “atarazanas reales”.

 

Tags from the story
,
Written By
More from Mi Colmado

¿De donde viene la palabra carajo?

Parece mentira, y es una verdadera ironía del destino: la expresión más...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.