Eligiendo al nuevo empleado

Un nuevo empleado es corno “una caja de sorpresas”, usted se arriesga a elegir a uno, confiarle muchas actividades de su propio negocio con la esperanza de que le sea fiel.
La complejidad de la actividad comercial del colmado es cada día mayor. Ya no es el colmadito sencillo sino que por el volumen de productos que maneja y la creciente cantidad de clientes, ha tenido que hacer más complejas sus operaciones. Eso ha obligado al colmadero a ampliar la cantidad de trabajadores.
Antiguamente, la actividad del colmado la afrontaba el dueño y su familia, ahora hay colmados que tienen 5 y 6 empleados, los que están detrás del mostrador cubriendo 15 y 16 horas de trabajo diarios, y los que cubren el servicio de mensajería, o más conocido como “delivery’: Esa nueva complejidad a la hora de contratar nuevos empleados requiere de métodos más cuidadosos que los que el colmadero tradicional está acostumbrado.

¿Quién es?
¿Sabe usted quién es ese muchacho que va a comenzar a trabajar en su colmado y al que va a confiarle las ventas, los fondos, los clientes?
Antes de contratar a alguien, ocúpese de conocerlo, saber quién es, pedirle documentos oficiales confiables como cédula y papel de buena conducta. Pero eso solo no basta.
Hay colmados que establecen expedientes que debe llenar quien opta por el trabajo. Plantillas en que debe poner su dirección, teléfonos, experiencia laboral, edad, etc. Y sobre todo, referencias personales y laborales. Ya sabemos que las referencias pueden inventarse, que pueden constituir uun engaño, pero la astucia del contratante (o dueño del colmado) servirá para comprobar quétan cierto son esas referencias. Tómese el trabajo de llamar por teléfono a las personas que le darán referencias, a los trabajos o colmados en los que anterior-mente trabajó el aspirante, y comprobar cuál es su conducta y responsabilidad laboral. No tema preguntarles a esas personas que llaman, el teléfono y nombre de otra persona que pueda dar información sobre el solicitante, y que ya le servirá como una referencia más que no ha sido previamente acordada por quien opta por el trabajo. Finalmente, entrevístelo, lo que puede ser una conversación reservada y tranquila con él. En esa entrevista puede usted consultarle muchas cosas y sacar una imagen clara de quién es realmente, su nuevo empleado.

Entrenamiento
La cosa no se reduce a que comience ahora mismo. Un nuevo empleado precisa de su atención personal. Debe acompañarlo los primeros días en todas sus actividades, trabajar junto a él para enseñarlo y a la vez, comprobar sus cualidades, su capacidad, su destreza y sus relaciones con los clientes. Si su nuevo empleado será el delivery, entonces usted corre el riesgo y la responsabilidad de mandar un nuevo empleado a la casa de sus clientes. ¿Es honesto, res-petuoso y correcto cuando va y entra a la casa de sus clientes? Esas son normas de conducta y reglas de trabajo que usted tiene que imponerle al nuevo delivery, de su comportamiento cuando llega a la puerta de la casa de un cliente dependerá que ese cliente continúe o no pidiéndole encargos a su colmado.
Y, del trato, la rapidez, la honestidad en el cobro y el despacho correcto en el mostrador, también dependerá que sus clientes sigan visitando frecuentemente su colmado. Sólo probándolos sabrá cuál, de quienes aspiran al trabajo que usted ofrece en su colmado, es el que usted va a emplear.

Capaz e Idóneo
La competitividad es muy alta hoy en día y ella misma convierte el mercado laboral dominicano en un campo de batalla. Trabajan los más aptos y capaces. Y esa regla se aplica a todo, desde una industria inmensa hasta el más pequeño colmado de barrio. Cuando usted ofrece un empleo en su colmado, puede tener a la vez varios acndidatos y de ellos debe elegir uno, el idóneo. Después de entrevistarlo y probarlo en la práctica, su nuevo empleado debe tener la capacidad que usted necesita para que sea eficiente en su negocio. No hay que conocer complejas operaciones matemáticas, pero cada colmadero tiene sus propias herramientas de uso diario para el control de las ganancias, los gastos, los cobros y los abastecimientos al Clmado. Esa es la prueba final. Aplíquele operaciones aritméticas simples referentes al dinero, pruebe si sabe, y además, adiéstrelo, en los cuadres de caja al final del día, en el control del almacén y de la existencia de productos según su salida, las listas de necesidades para pedir a los proveedores, las fechas de pedidos, los pagos a los proveedores, y el manejo de caja en el trabajo diario de cobros y devueltas a los clientes que llegan o a los que hacen pedidos desde sus casa. Un nuevo empleado es una persona que manejara muchas horas su negocio; en sus manos está mantenerlo eficiente y competitivo o echar todo por tierra. Es el verdadero rostro de su negocio ante los clientes. Cuide de contratar a esa personas que le va a hacer más grande y rentable su colmado.

Tags from the story
,
More from Huascar Valdéz

Nunca diga “No hay”

Una de las trabas más grandes al momento de relacionarse con sus...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.