Deli Market Lituania tiene las mejores atenciones en la zona salsera de Villa Juana

Por Moisés Arias

“Este es el que mejor atiende y el que más frías vende las cervezas. Este es en el que mejor socializa con el cliente”, así describió Deivis Vargas la manera en la que Deli Market Lituania sobrevive en el corazón de Villa Juana, donde abundan los drinks.

Describió al cliente como la fuente de la que se mantiene el establecimiento, por lo cual consideró que el trato es primordial a la hora de capturar a esos compradores que asisten en busca de buen ambiente.

El colmado tiene 40 años funcionando, Lituania se caracteriza por colocar salsa. “Villa Juana se conoce como un sitio salsero, a la gente le gusta más la salsa que otra cosa, pero le variamos la música también”.

Karaokes, sancochos y cumpleaños son frecuentes en el negocio, según Vargas, quien además de dueño vela como encargado para que todo esté en orden. “Le hacemos sus cumpleaños para que el negocio se mantenga activo y atraiga más clientela”.

Los especiales no pueden faltar: dos cervezas medianas por RD$200 y una cerveza One por RD$50.

“Mayormente este es un negocio que cuenta con personas que vienen de otros barrios. Esta es un área de bebida que por Praga y Chichio viene la gente, miran el alrededor, ven que tiene buena música y buena presentación y se acercan”, sostuvo.

A simple vista, el tema de la convivencia parecería un problema por la cantidad de ruido que se producen en ese entorno, pero a juicio de Deivis Vargas no es así.

“El vecino que vive aquí arriba ya está acostumbrado al escándalo, porque mayormente son gente alegre que comparte contigo y te apoya en tu crecimiento como persona y como negociante”, aseguró.

Aunque todo pareciera color de rosa, el popular encargado entiende que actualmente la economía está bien difícil. “Los precios actualmente están caros y la vida está difícil. Hay que sobrevivir como un toro”.

No obstante, admitió que la gente sigue asistiendo y consumiendo mucho.

Aunque la especialidad de Deli Market Lituania es la venta de bebidas, el delivery hace muchas entregas, sobretodo en las mañanas, rondando el 35% de la venta total.

“Es importante porque sabes que hay varias compañías que uno le lleva sus pedidos, es un área que no tiene casas por lo que vender la comida es difícil. Entonces uno se maneja a través del delivery llevándole a varias compañías”, indicó con relación al papel del encargado de entregar los pedidos a los clientes.

En sus más de tres años al frente del establecimiento dice que no ha presenciado ningún inconveniente mayor entre clientes, más que algunas discusiones.

“Es un ambiente bueno porque la gente sabe que lo que viene es a divertirse”, enfatizó.

No tiene problemas de energía eléctrica, ya que casi nunca se va. No obstante, confiesa que está preparado: “Yo tengo ahí una planta de 35 kilos que le da en la madre a lo que sea, pero eso es por si acaso”.

Aprendió el oficio desde niño

Su historia no es distinta de la que cientos de trabajadores de colmados alrededor del país: se inició cuando apenas era un niño de 10 años, asistiendo a un colmado por envío de su padre para que fuera aprendiendo los gajes del oficio.

Luego de un tiempo aprendiendo en un establecimiento del kilómetro 24 de la autopista Duarte, el nativo de Herrera decide buscar otro rumbo para comenzar a recibir pago por su trabajo. Fue entonces cuando emigró de Villa Mella, Boca Chica y Villa Juana.

Ha sabido mantener, por poco más de tres años el nombre de Lituania en un punto donde la competencia es evidente, sin importar las adversidades Deivis se mantiene en la faena.

A sus 30 años de edad, dice orgulloso que sus cuatro hijos se mantienen del fruto que deja el colmado.

More from Huascar Valdéz

Súper Bodega Mordan

Con 20 años de experiencia como colmadero, Willy Lachapelle afirma que si...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.