Cuídese de los vivos

Señor colmadero, usted no sólo debe estar alerta contra los ladrones o estafadores profesionales que rondan su negocio para aprovecharse de su ingenuidad o de su buena fe. También debe estar atento a esas personas que se las quieran dar de “vivos”, así solo le roben un dulce, una fruta o un refresco, ya que cualquier producto que no le paguen significa dinero perdido.
Por ejemplo: José Tobías Hernández, dueño de un negocio que vende principalmente verduras y frutas, tiene que estar en constante alerta para que no le roben ninguno de los productos que exhibe en su colmado.
“Es que mientras uno está ocupado pasan los muchachos y se roban las frutas. También me he dado cuenta de que hay mucha gente que compra y paga, y mientras uno despacha a otro, cliente aprovechan y meten otros productos en la funda; dice José Tobías.

OTRA MODALIDAD DE ROBO
Otra modalidad consiste en romper los vidrios pequeños para meter la mano y llevarse cualquier cosa sin importar el producto. A esos ladroncitos les llaman “Descuidistas” porque roban lo que quieren, aunque no les sirva de mucho.
Hay robos que hasta los denominados “menores” hacen, porque son fáciles de realizar, y su éxito consiste en que el comerciante debe moverse unos cuantos metros, con lo que descuida el mostrador.
Según un colmadero del barrio Primavera, los jovencitos entran al colmado y rápidamente observan el producto que está más lejos del mostrador, lo piden y como el colmadero debe desplazarse o agacharse para alcanzarlo, los muchachos velozmente toman otro producto y salen corriendo.
A veces para estar más seguros de la efectividad del robo entran al negocio y compran algo, momento que aprovechan para ver que se quieren llevar y mirar cuál es el artículo más distante del mostrador para pedirlo. Luego regresan y amparados por la confianza producida por haber comprado hace unos momentos, efectúan el robo sin ningún inconveniente.

CUÍDESE
También es muy común que los colmados tienen terrazas, donde los clientes se pueden sentar a tomarse una cerveza o un refresco sufran del llamado “hacerse el loco” o sea consumir y marcharse sin pagar, ya que sin sospecha despachan las bebidas que son consumidas afuera del negocio.
Por atender otros pedidos se olvidan de los clientes que están sentados afuera y cuando se acuerdan de esa cuenta las botellas están vacías y no hay nadie a quien reclamarle.

RECOMENDACIONES
Para que no le suceda esto tenga en cuenta lo siguiente:
• Reclame el dinero primero y luego entregue el producto.
• Sospeche si piden un artículo que generalmente muchachos de esa edad no piden y analice la distancia que debe recorrer, ya que si necesita desplazarse varios metros o subir escaleras, le deja el terreno libre para que se robe algún producto.
• Para distinguir a los que quieren llevarse un producto sin pagar de los que están haciendo mandados para la casa, lo más efectivo es que paguen por adelantado.
• No ponga productos cerca de las ventanas, para evitar que las rompan.
• Si su negocio tiene gran demanda y el dinero se lo permite, tenga un ayudante en su colmado. Si no puede contratar a una persona se puede valer de un familiar.

 

More from Huascar Valdéz

Ojo con el vencimiento

Al hacer la compra de cualquier producto comestible es recomendable observar con...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.