Cosas que solo se ven en República Dominicana

Unidades de velocidad dominicana

60 km/h Brisiao

80 km/h Como un chele

100 km/h Como una pedrá

150 km/h Como un zepelín

200 km/h A millón (???)

250 km/hót Como lajón del diablo

De coco o de guayaba 

Hace años desapareció de las calles dominicanas, el carrito de helados de madera cuya principal atracción para los pequeños era la especie de ruleta giratoria puesta a un lado de la parte principal y bordeada de clavos numerados a colores destinados a regalar un helado extra si la suerte acompañaba al cliente.

A mitad de la ruleta había una plumilla o plástico que se detenía en algún momento en uno de los clavos numerados. Todo artesanal pero creativo. No hacía falta tener un chip ni cliquear nada. La oferta eran barquillas rudimentarias pero sabrosas de coco, fresa, chocolate o guanábana. Muy frutales y sustanciosas, nada que ver con las sofisticadas heladerías de ahora donde el sabor natural del dulce no es la prioridad sino el marketing que genera más dividendos.

El heladero era casi siempre un hombre cara de manso, respetuoso y atento a servir con una sonrisa a pesar de que los sudores y el cansancio que provoca empujar un carro de helados bajo el sol tropical. El heladero de entonces implementaba un verdadero servicio al cliente. Hasta te regañaba cuando intentabas hacer coca a los jugadores de la ruleta que como tu ansiaban comerse más de un helado.

La oferta era 2 X 1 si tu número elegido coincidía con el número de la ruleta al detenerse. Los carritos de helado eran coloridos e higiénicos. Nunca observé embarres de helados ni malos olores.

Desaparecidos los carritos de madera y vinieron los helados Frigor, pero antes estuvieron los Cremitas y Nápoles. Y, claro, Los Imperiales en la Zona Colonial para el paladar de la clase media de entonces. Ahí yo no llegué. Recordar es vivir…

Tags from the story
,
Written By
More from Mi Colmado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.