Colmado Soto, tradición sancarleña de la mano del Rubio

El Colmado Soto es un establecimiento tradicional en San Carlos, dirigido por Cruz Antonio Soto, un experimentado colmadero que conoce de la importancia para el ocio y la economía de los vecinos de la existencia de su negocio.

A decir de “El Rubio”, como es conocido por los clientes, la importancia del colmado radica en que ayuda a la economía, en el entendido de que muchas veces los residentes se mantienen de empleos informales y no tienen posibilidad de comprar en supermercados o acceder a una tarjeta de crédito.

“Es muy beneficioso para ellos, porque se la bandean con lo poco que consiguen diariamente. A quien consigue el dinero diario como chiripero le es más beneficioso comprar aquí”, detalló.

Al cuestionarlo sobre el tiempo que llevaba dedicado a este oficio no pudo contener un “ofrecome”, en vista de que era vasto el tiempo que había transcurrido desde los años 70´s.

“Comencé a bregar con negocios donde le dicen Rancho Arriba, del Palmar de Ocoa. Cogí para acá a trabajar colmados en 1979”, narra el hombre que desde los 11 años estuvo ligado a los negocios, ya que en su casa tenían uno y ahí fue aprendiendo el oficio.

Toda una vida ha transcurrido para “El Rubio”, convirtiéndose no sólo en un experimentado de la materia, sino también en un hombre muy querido dentro de la barriada.

Precisamente esa estima que le profesan los vecinos y las medidas que toma el establecimiento hace que la convivencia entre ambas partes sea muy buena.

De los 12 años que tiene el colmado, casi su totalidad ha estado bajo el mando de Cruz.

Contrario a muchos establecimientos que se dividen en torno a cuál es su fuerte en cuanto a las ventas, el Soto mantiene una hegemonía en los alrededores en comida y bebida. “Aquí se vende de todo ligado. Se vende mucha comida y mucha bebida”.

El equipo del colmado está integrado por tres empleados, dos dependientes, incluyendo a Cruz, y un delivery.

Sostuvo que allá el 25% aproximadamente de las ventas son hechas a través de entrega del delivery.

Karaokes y timbaleros son las principales actividades que lleva la organización para agasajar al público cada cierto tiempo. Explicó que lo hacen por temporadas para evitar que la gente se canse de lo mismo.

Describió el lugar, ubicado en la calle Mote Cristo no.41 con esquina Pimentel, como tranquilo. No obstante, advirtió que de la calle Barahona para allá la cosa se pone peligrosa.

“Aquí todo el mundo es tranquilo, todo el que bebe aquí es decente”, explicó al referirse a las medidas que toman para evitar los problemas dentro del local. Definió como un público maduro el que visita con frecuencia el colmado con fines de quedarse a tomar, “no es tigueraje”, agregó.

Sin perder la sonrisa, pero queriendo darle un tono más serio a sus palabras, al hacer referencia al popular fiao fue enfático al decir que “aquí no se usa eso”. Refirió que las malas experiencias en ese sentido hicieron que en su establecimiento no se le diera crédito a los clientes.

De hecho tiene un letrero hecho a mano que narra de manera jocosa la “muerte” del fiar.

Aseguró que en un buen día de fin de semana el público puede superar las 100 personas dentro y en los alrededores del local.

Asimismo, sostuvo que algunos fines de semana ponen diversos especiales de bebidas.

Written By
More from Mi Colmado

¿Cuándo es necesario un ayudante?

En un colmado, por pequeño que sea, nunca es suficiente una sola...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.