¡Agradecido siempre!

En Semana Santa, muchas personas aprovechan para hacer una pausa de sus actividades diarias y encontrarse con su fe, orar y agradecer por los resultados del año. Algunas más se desconectan en una finca y hay quienes desde hace un tiempo compraron un viaje para irse de vacaciones con la familia o con su pareja.

Pero después, de regreso a sus actividades cotidianas, se encuentran con un hueco en sus finanzas porque gastaron de más en una reunión familiar, se excedieron en las vacaciones o no tuvieron en cuenta los gastos que los estaban esperando en sus casas, como cuotas de créditos, pagos de tarjetas, arriendos, impuestos y los servicios públicos.

Por eso es la recomendación desde nuestras páginas del disfrute moderado.

A continuación algunos tips, que seguro serán de su ayuda:

Realice un presupuesto: este presupuesto debe ser planeado según las actividades que realizará en esos días de descanso. La recomendación es mantenerse en el gasto diario proyectado para que conozca con exactitud cuánto dinero podrá gastar en cada una de las actividades, sin que tenga que dejar alguna pendiente por realizar.

Si viaja en carro propio: es recomendable que tenga la lista de los gastos de combustible, peaje, comidas y que revise el estado de su vehículo antes de partir, ya que así evitará accidentes y situaciones inesperadas que se traducen en costos.

Si va a viajar en avión: en temporada turística alta es factible que los pasajes estén agotados y, si los encuentra, a lo mejor están demasiado caros.

Visite a un ser querido: ir donde están sus padres, sus hermanos, un tío o sus mejores amigos es una alternativa para esta época.

Cuide sus documentos, tarjetas, teléfonos y dinero mientras viaja.

Evite llevar demasiado efectivo: para la experta, es mejor cargar la tarjeta débito para hacer los pagos, así lleva más el control de lo que paga y no se expondrá a los ladrones que buscan quedarse con el dinero físico.

Si esto le parece muy estresante, aquí va otra opción.

Quédese y disfrute: también es una opción buena y válida, quedarse en casa disfrutando de la ciudad medio vacía y aprovechando esos días para hacer algo en familia, como visitar un parque, un museo, hacer senderismo o montar en bicicleta. Además, puede organizarse para poner en orden las ideas, ordenar el closet, gavetas, leer, descansar y encontrarse con usted mismo. El viernes por lo menos, cierre el colmado y descance.

Hasta la próxima,

Mi Colmado.

Tags from the story
,
Written By
More from Mi Colmado

El amolador

Los amoladores son personas simpáticas que caminan entre 10 y 12 kilometros...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.